Se conocieron los fundamentos del fallo

Ariza fue detenido en el acto por considerarlo “un riesgo”

Los jueces, en sus fundamentos consideraron que el hombre representaba un peligro para la víctima.

Ariza fue detenido en el acto  por considerarlo “un riesgo”

Ariza llegó en libertad pero al término del juicio fue trasladado al Penal.

Ariza llegó en libertad pero al término del juicio fue trasladado al Penal.

Ayer se dieron a conocer los fundamentos del fallo emitido por los jueces de la Cámara penal Nº2, que condenó a 4 años de prisión efectiva a Luis Ariza, el exmilitar que desfiguró a golpes a su expareja.


Teniendo en cuenta que en este tipo de casos la jurisprudencia indica que se tiende a privar de la libertad al condenado una vez que quede firme la sentencia, el tribunal de la Cámara Penal Nº2, compuesto por Rodolfo Bustamante, Luis Guillamondegui y Jorge Álvarez Morales, puntualmente puso de manifiesto que “advierto la necesidad de evitar que el proceso penal acaecido conduzca a otra victimización, o tome represalia con la ya afectada incrementándole el daño causado. Con esta medida se propende a preservar, no solamente la vigencia de las normas, sino también la confianza en la Justicia. Es sabido que en situaciones como la que nos ocupa, el proceso penal no debe limitarse a buscar solamente la verdad material, el órgano a cargo debe proteger a la víctima tratando de evitar nuevas situaciones de peligro en su vida, integridad psicofísica o psicológica, dignidad y, por supuesto, en la  libertad individual de la víctima”, estableciendo de esta manera que se consideró que la mujer afectada se encontraba en una situación de peligro real en el caso de que el condenado permanezca libre.


“El peligro de la conducta y personalidad  de quien fuera pareja de la víctima, se agrava aún más si se atiende a que después de maltratarla y golpearla del modo en que lo hizo, pasada unas horas y después que la misma denunciara a aquel, no sólo siguió denostándola a modo de cosificación tratándola de ‘putita, putita’, sino que procedió a amenazarla de muerte con una potencialidad tal, en ambas acciones, que la subsumió por el resto de los días hasta el presente”, rezan los fundamentos.

 

Agravante

Los jueces también tomaron como un agravante de la conducta del ahora condenado “su edad y el grado de educación alcanzado, conforme las cuales era esperable un obrar distinto (...) las razones que lo llevaron a delinquir responden a un patrón socio-cultural machista motivado por la idea de propiedad sobre la mujer y celos; la modalidad comisiva del delito, el acecho y la agresión intempestiva, el relevante grado de violencia desplegado, la diferencia de contextura corporal y de fuerza en relación a la víctima; su participación activa en el suceso; la magnitud de los daños ocasionados, no sólo sobre la integridad física, sino también psíquica del sujeto pasivo”, expresaron los magistrados.


Es necesario recordar que el 20 de diciembre del año pasado, Ariza esperó a su expareja en la puerta de su domicilio y le dio una paliza que le causó deformidad en el rostro y la pérdida de varias piezas dentarias.

 

Repercusión mediática de alegatos

Los jueces utilizaron un párrafo para declararse sobre el momento en que el defensor José Furque emitió sus alegatos, teniendo en cuenta que  organizaciones como el comité de Mujeres del Colegio de Abogados apuntaron hacia el tribunal por no sancionarlo en el momento.


“En atención a la repercusión mediática que ha tomado el suceso juzgado (...) y más allá de haberse permitido un desenvolvimiento amplio de la actividad de las partes durante la audiencia de debate en los roles encomendados -a guisa de ejemplo, el haber escuchado los alegatos de cada una de ellas sin efectuar interrupción alguna, en el entendimiento de que estaban ejerciendo su tarea (...) entendemos, que de existir alguna falta a la ética profesional o responsabilidad legal, les corresponderán a los colegios profesionales u organizaciones interesadas su debida resolución. No podemos dejar de efectuar un par de reflexiones sobre la necesidad de un ejercicio responsable de la abogacía y de respeto a las directrices emanadas de la buena fe procesal en la tramitación de los procesos “, expresa el documento.
 

Valorar esta noticia

79% Satisfacción
0% Esperanza
8% Bronca
8% Tristeza
4% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    Nombre | 14/09/2017 | 00:58
    Responder (0)
    Pos. (4) Neg. (-1)
    #1
    grafico
  2. Por fin Jueces que actúan con absoluta responsabilidad y humanitarismo, para proteger a la víctima. Vergonzoso me parece el alegato del defensor Furque, por sus términos y el espíritu de profundo desprecio por el dolor de ala víctima.

Copyright © 2017 El Esquiú.com - Todos los derechos reservado